Qué es la Electricidad?

La electricidad es una forma de energía.
Se produce por el movimiento de electrones en un material conductor.
Cómo se mide:
La electricidad se mide en Watts-hora.
La factura de consumo eléctrico indica la cantidad de kiloWatts-hora (kWh = mil watts-hora) consumida durante un tiempo determinado.

Un kiloWatt-hora equivale a la energía consumida por:

  • una lamparita eléctrica de 100 watts encendida durante diez horas;
  • diez lamparitas de 100 watts encendidas durante una hora;
  • una plancha utilizada durante una hora;
  • un televisor encendido durante veinte horas;
  • un refrigerador pequeño en un día;
  • una computadora utilizada un poco más de 6 horas y media.
Por qué se llama corriente eléctrica?

Hablamos de «corriente eléctrica», pues la energía fluye a través de un elemento conductor, y llega a nuestras lámparas, electrodomésticos, etc.
La plata, el oro, el cobre y el aluminio son excelentes conductores de electricidad. Es por eso que el cobre –siendo el de menor costo- es el más utilizado en instalaciones eléctricas.

Nombre / Potencia
Aparato
Consumo
Equivalente a:
Foco
60 watts
60
watts/hora
TV Color
65 watts
65
watts/hora
Reproductor de DVD
75 watts
75
watts/hora
Licuadora
350 watts
350
watts/hora

Lavarropas
395 watts
395
watts/hora

Heladera
400 watts
400
watts/hora

Secador de Pelo
400 watts
400
watts/hora

Cafetera
850 watts
850
watts/hora


Plancha
1 000 watts
1 000
watts/hora


Horno Mmicroondas
1 000 watts
1 000
watts/hora


Calentador de aire
1 300 watts
1 300
watts/hora



Aspiradora
1 500 watts
1 500
watts/hora




Recomendaciones para optimizar el consumo eléctrico:

Ponga en práctica estas sugerencias y podrá optimizar el consumo de energía eléctrica:

  • Mantenga limpios los aparatos eléctricos. Elimine restos, grasas, jabones, sarro. Prolongará su vida útil y reducirá el consumo eléctrico;
  • Mantenga en buen estado los componentes de sus equipos (mangueras, filtros, fichas, cables, bandejas, boquillas, etc.), reducirá gastos y contribuirá a la seguridad de su familia;
  • Utilice sus aparatos conforme las recomendaciones de uso, seguridad y mantenimiento aconsejadas por el fabricante;
  • Apague los aparatos que producen calor antes de terminar de usarlos, aprovechará el calor acumulado;

Heladeras:

  • Observe que las puertas cierren bien, que los burletes estén en condiciones;
  • Evite abrir innecesariamente la puerta;
  • Ubíquela lejos de las fuentes de calor, y por lo menos a 15 cm de la pared o mueble.
  • Manténgala descongelada. Cuando el congelador o freezer tiene más 5 mm hay sobreconsumo.
  • Enfríe completamente las comidas antes de colocarlas en la heladera.

Lavarropas:

  • Cárguelo con la adecuada cantidad de ropa;
  • Evite usar agua caliente;
  • Use el ciclo (programa) más corto posible para un lavado apropiado;
  • No se exceda con el uso del jabón;

Plancha:

  • Planche la mayor cantidad posible de ropa en cada sesión;
  • Utilícela en cuanto la conecta, planche primero la ropa que requiere menos calor y continúe con la que necesita más, a medida que la plancha se calienta;
  • No use la plancha para secar ropa;
  • Gradúe el termostato de acuerdo al tipo de tejido que planchará;

Televisor y equipos:

  • Evite mantener encendidos los equipos que no esté utilizando, ahorrará energía y evitará un envejecimiento más rápido;
  • Encienda el televisor sólo cuando realmente desee ver algún programa, no lo use sólo para escuchar;
  • Mantenga bajos los niveles de iluminación en el lugar donde está instalado el televisor, así se evitará reflejos en la pantalla y ahorrará energía en iluminación

Iluminación:

  • Pinte de colores claros las paredes internas y techos de su casa, así podrá utilizar lámparas de menor potencia para iluminar los ambientes.
  • Utilice células fotoeléctricas o temporizadores;
  • Evite dejar las luces encendidas si no las utiliza.
  • Use lámparas adecuadas para la iluminación de cada tipo de ambiente.
  • Utilice iluminación dirigida para lectura, trabajos manuales, etc.

Aire acondicionado:

  • Mantenga las puertas y ventanas cerradas, evitará el ingreso de aire del exterior al ambiente climatizado.
  • Limite el uso sólo a las dependencias que lo necesitan.
  • Instale los equipos de aire acondicionado en circuitos eléctricos independientes con conductores (cables) y dispositivos de protección adecuados.
  • El frío máximo no siempre es la mejor solución del entorno. No refrigere en exceso.